La mayoría de nosotros le contamos todo a nuestros amigos, desde lo pintoresco que lucía nuestra yema de huevo esta mañana al brunch, hasta nuestras profundas respuestas emocionales a los programas de televisión de la noche anterior. Pero, cuando se trata de la elección, es más importante que nunca decirles a tus amigos que estás votando, porque si estás dispuesto a explotar tu red social se alimenta con sentimientos, reacciones y reflexiones sobre las superficialidades del día a día. vidas diarias, deberías aprovechar la oportunidad para compartir algo que también es histórico.

En un artículo para el Journal of Politics, el científico político Alan Gerber de la Universidad de Yale y el científico conductista de Harvard Todd Rogers hablaron sobre el concepto de normas sociales. En su artículo, dijeron que las personas generalmente tienen más probabilidades de hacer cosas que creen que otras personas están haciendo. Adaptarán sus creencias sobre la normalidad en función de lo que las personas que los rodean consideran normal. Entonces, considerando esta mentalidad de manada, ¿por qué no usar su potencial de influencia para bien?

Según un estudio de los datos del censo de EE. UU. Del Pew Research Center, los millennials representan el 31 por ciento del electorado. En las elecciones de 2012, los millennials solo constituyeron el 19 por ciento del electorado, lo que significa que los millennials ahora tienen la mayoría de edad suficiente para votar y tienen el poder de afectar en gran medida el resultado de esta elección. Y, si las elecciones de 2012 son un estándar por el que pasar, deberíamos estar nerviosos: solo el 46 por ciento de los votantes milenarios elegibles votaron.

Esta elección ha ido más allá de la identificación del partido. Necesitamos el voto de todos para garantizar la seguridad de nuestro futuro. Debido a esto, es extremadamente importante para los millennials animarse unos a otros a votar. Necesitamos poner en marcha esa mentalidad de manada y utilizar nuestras fuentes sociales para compartir información importante. Incluso si no eres un fanático de hablar de política en línea, incluso si raramente publicas, que hoy sea el día en que le digas a tus amigos que votaste. En estas últimas horas de la elección, cada esfuerzo es imperativo.

Así que haz tweets, actualízalo, abrázalo, hazlo, haz un video sobre él, cuéntale a un extraño en la calle, usa con orgullo tu pegatina "Yo voté" y espero que tu exposición pública anime a otros a participar. sus futuros, también. Tenemos la capacidad de hacer de los millennials el grupo demográfico político más influyente y poderoso. ¡Vamos a hacerlo!