Hay serias preocupaciones con el auge del comercio de la leche materna en Internet. Según un nuevo estudio, la leche materna que se vende en línea puede contener algunas bacterias dañinas. Cuando los investigadores compararon la leche materna encontrada en línea con la leche materna no pasteurizada del banco de leche sin fines de lucro, encontraron que casi el 75 por ciento de las muestras de leche en línea dieron positivo para bacterias peligrosas.

En un estudio nunca antes realizado, publicado en la revista Pediatrics, los investigadores analizaron 101 muestras de leche materna de un sitio popular para compartir leche. Los informes no indican qué sitio se usó o si la investigación provino de más de un sitio, aunque sí se tiene en cuenta que hubo aproximadamente 13, 000 publicaciones en sitios web que comparten leche en 2011.

Los padres pueden recurrir a los sitios web de leche materna en Internet si no pueden producir su propia leche debido a condiciones médicas, o si han adoptado hijos y no desean usar la fórmula.

Según el estudio, "el 72 por ciento tenía alguna bacteria gramnegativa detectable, que está asociada con infecciones del torrente sanguíneo, infecciones de heridas o sitios quirúrgicos, meningitis y contaminación fecal". Además, los investigadores encontraron que el 63 por ciento dio positivo por estafilococos, el 36 por ciento dio positivo por estreptococos y el 3 por ciento estaba contaminado con salmonela.

La autora principal del estudio, Sarah Keim, atribuye la mala leche materna a una higiene y manipulación inadecuadas al recolectar la leche, incluidos los biberones sucios y los extractores de leche. "Usted tiene muy pocas formas de saber con seguridad que lo que está obteniendo es realmente la leche materna y que es seguro alimentar a su bebé", dice. La FDA y la Academia Americana de Pediatría ya advierten contra el uso de leche materna desconocida de Internet, que generalmente proviene de nuevas madres que producen una cantidad excedente de leche para sus propios hijos. "Desconfiamos un poco de la leche", dice Keim.

Por supuesto, hay bacterias "buenas" en la leche materna, que los bebés necesitan para formar sistemas inmunológicos y digestivos saludables.