Nadie quiere ser deprimente, pero todos pasamos por momentos difíciles en los que la vida se siente fuera de control o muy difícil, y es más que aceptable reconocerlo. Las cosas pueden sentirse un poco oscuras por cualquier número de razones: un episodio de depresión, una crisis de la vida cotidiana, la insatisfacción laboral o las consecuencias de perder a alguien cercano a nosotros nos pueden desquiciar. Y a veces, solo con los movimientos de la vida cotidiana es suficiente para dejarnos en la basura. Es saludable e importante reconocer nuestros sentimientos y ver por qué nos sentimos tristes o negativos, especialmente si los sentimientos persisten y estamos luchando para identificar por qué somos infelices. Pero ya sea que estemos tratando con una depresión grave o solo con un problema general, siempre hay cosas pequeñas que podemos hacer cada día para mantenernos positivos.

Participar en un estilo de vida saludable y practicar el autocuidado es probablemente uno de los factores más importantes a la hora de mantener una actitud positiva frente a las hondas y las flechas de la vida, así que nunca olvidemos lo básico. Tratar de dormir lo suficiente, comer una dieta balanceada, hacer ejercicio y no beber en exceso son excelentes maneras de brindarte una base mental y física sólida. Pero seamos honestos, a veces eso no es suficiente. A veces necesitamos ayuda.

Afortunadamente, hay muchas cosas pequeñas que puedes hacer todos los días que pueden sumar un gran impulso positivo. Pruebe estos siete pequeños consejos de positividad a continuación, y vea si le ayudan a mantenerse enfocado en esa luz al final del túnel.

1. Comience la mañana de la derecha

Su actitud en la mañana puede establecer fácilmente el tono para el resto de su día, así que intente identificar algunas cosas que lo hagan un poco más alegre en la mañana. Si eres una persona de la mañana, probablemente sea mucho más fácil: puedes ir al gimnasio o dar una caminata rápida para darte un impulso de endorfinas.

Pero incluso si odias las mañanas (* levanta la mano *), no se pierde toda esperanza. Ya que necesita desayunar y prepararse para el trabajo antes de salir, haga que la experiencia sea lo más placentera posible. Las cosas pequeñas pueden hacer una gran diferencia, así que mantenga sus alimentos favoritos para el desayuno en su cocina y encienda una comedia favorita para el ruido de fondo mientras se viste. Si comienza el día con una sonrisa en la cara, tendrá mejores probabilidades de mantenerse positivo cuando las cosas inevitablemente se vuelvan estresantes.

2. Hacer que el día de otra persona sea mejor

Si bien siempre debemos ser conscientes de nuestro propio cuidado personal, mejorar el día de otra persona también puede mejorar nuestro estado de ánimo. El voluntariado completo definitivamente ayuda: le dará un sentido de propósito en los días en que no se sienta inspirado por su trabajo diario y le proporcionará una perspectiva muy necesaria.

Pero empezar de a poco también puede funcionar. Si un amigo o colega está teniendo un mal día, ofrezca comprarles un café y prestarle un oído. Estarán agradecidos, y ayudar a los demás es una excelente manera de dejar de pensar y ser más positivos.

3. ¡Trátate!

Los pequeños derroches no solo deben ser eliminados cuando hemos tenido un día absolutamente terrible. Tener una pequeña cosa que esperar cada día es una excelente manera de mantener una actitud positiva. Planifique su semana para que sepa que tiene una hora feliz divertida o una cita para cenar con un amigo cercano que espera después de un día de trabajo repleto. Saque tiempo cada día para hacer algo que lo haga sentir relajado y tranquilo, ya sea yoga, cocinar o leer un buen libro. No tiene que ser algo indulgente, solo algo que te hará sentir bien.

4. Tomar descansos para descomprimir

Si está rodeado de mucho estrés o negatividad durante el día (debido, por ejemplo, a una mala situación laboral), intente alejarse de todo y descomprimir durante al menos 15-20 minutos. Incluso si tiene la costumbre de almorzar en su escritorio, algunos días requieren que se aleje un poco. Póngase los auriculares, camine y sepárese de la ansiedad y el estrés de todos los demás. Te hará más positivo y más productivo para el resto del día.

5. Cuenta tus bendiciones

Algunos días, parece que literalmente todo va mal. Somos humanos y es fácil concentrarnos en todas las cosas negativas que nos suceden y que nos rodean. Es en momentos como este en los que debemos centrarnos en aquello por lo que estamos agradecidos, porque, si lo pensamos, hay muchas cosas positivas. Descubrí que hacer una lista de gratitud es realmente útil, y puede incluir todo, desde cosas pequeñas hasta cosas grandes. Puede parecer imposible hacerlo cuando se siente mal, pero comenzar con las cosas pequeñas puede ayudar, y los estudios han demostrado que sentirse agradecido puede ayudar a combatir la depresión.

6. Haga que los hábitos saludables sean parte de su rutina diaria

Agregar hábitos saludables a tu vida diaria te ayudará a mantenerte positivo sin siquiera pensar en ello. Tómese tiempo para explorar qué actividades saludables lo hacen sentir bien y comience a trabajarlas en sus rutinas diarias. Aunque estas actividades varían según la persona, cosas como el yoga y el diario pueden ayudarlo a descomprimir y cultivar la felicidad interior. En general, cualquier actividad que te relaje y te permita poner las cosas en perspectiva es una excelente manera de mantenerte positivo incluso cuando las cosas se ponen difíciles.

7. Mira citas inspiradoras

Llámame cursi, pero nada me hace sentir que puedo conquistar un día tan difícil como mirar algunas citas positivas e inspiradoras. Incluso tengo un álbum en mi teléfono dedicado a citas motivacionales (OK, puedes juzgarme por eso). Todo tipo de personas, desde novelistas clásicos hasta increíbles compositores y figuras políticas, tienen algunas palabras de sabiduría para mantenerse optimista y no darse por vencido. Cuando necesito una dosis de positividad para superar un día difícil, mirar algunas citas inspiradoras me ayuda a centrarme en el panorama general. Si tiene algunos favoritos, apúntelos en un papelería fija y péguelos en el cubo de trabajo o en su apartamento para que pueda verlos fácilmente. Verlos en un mal día puede que no le dé la vuelta a todo, pero puede recordarte que no te sentirás así para siempre.

runnever / flickr; (7)