¿Se asustan los jóvenes de 29 años de edad por ingresar a la próxima década? ¿Tratando de demostrar que pertenecen al mismo grupo de edad que los estudiantes universitarios? Cualquiera sea la razón, las personas en la cúspide de los 30 sufren las peores resacas, según un nuevo estudio.

La investigación, llevada a cabo por Redemption, un grupo del Reino Unido que promociona bares sin alcohol, encontró que una persona de 29 años debería esperar aproximadamente 10 horas y 24 minutos para que su resaca disminuya, casi una hora más que el promedio. El estudio también encontró que dos tercios de los británicos han venido a trabajar con resaca el lunes, y la mitad confiesa que ocasionalmente se presenta al trabajo aún borracho.

Tener resaca por lo general se asocia con efectos físicos como un estómago revuelto, cabeza giratoria y sequedad de boca, pero otro estudio reciente sugiere que las resacas también tienen consecuencias cognitivas reales. Los psicólogos de la Universidad de Keele del Reino Unido encontraron que tener una resaca aumenta la cantidad de errores mentales que una persona comete en casi un 30 por ciento, así como un deterioro en los tiempos de reacción: las personas con resaca en sus 20 años registraron los mismos tiempos de reacción que las personas dos décadas mayores.

"Los síntomas de la resaca por el alcohol no son solo fisiológicos, sino que también afectan el funcionamiento cognitivo y el estado de ánimo, lo que puede llevar a numerosas consecuencias indeseables en la vida", dijo a Telegraph la Dra. Lauren Owen, autora principal del estudio. "Aunque numerosos artículos científicos cubren los efectos agudos del consumo de alcohol, los investigadores han descuidado en gran medida el problema de la resaca del alcohol".

Los argumentos para mantenerse sobrio realmente se están acumulando.